Translate Google

viernes, 31 de enero de 2014

Sangre I I I.

   Detesto a mi padre, mi odio es profundo, le odio tanto que deseo que se muera, quiero ver su sangre caer al suelo.
   Estamos los dos solos en casa, el silencio ocupa todo el terreno entre nosotros dos, estoy nervioso, mis rodillas están fuera de su sitio.
   Voy a su habitación, le miro a los ojos escondiendo a mi espalda el cuchillo puntiagudo que quiero clavar en su pecho. Él me mira con odio y ven en el espejo, al que yo no me di cuenta de que estaba reflejado, el cuchillo.
   Mi padre decide que seré yo quien muera esa tarde, coge su cuchillo, mucho más grande que el mío. Voy corriendo hacia el baño, me encierro en este y él poco a poco va rompiendo la puerta hasta llegar a mi cuerpo e inmovilizarlo. Coloca su cuchillo en mi yugular y poco a poco va hundiéndolo hasta llegar a mi campanilla, la que también corta.
   Mi odio hacia él era porque me ha violado desde los 12 años, ahora, el día de mi muerte, tengo 17.
   Antes de dejarme sin vida, lo último que decide hacer es sacarme los ojos haciéndome sentir como poco a poco van saliendo de mis órbitas y me voy quedando ciego hasta que un rápido corte me deja ciego del todo, en la eterna oscuridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario