Translate Google

lunes, 6 de enero de 2014

Sueños.

Me dejé llevar, permití que el viento decidiese mi camino y, afortunadamente, no me pudo tocar un lugar más precioso y mágico que ese. Nunca me había sentido tan feliz, por fin descubrí lo que quería para mi futuro. 
Hay días oscuros, días en los que las ganas de seguir no aparecen, días en los que nadie me puede comprender, nadie, luego me doy cuenta de que no necesito que nadie entienda lo que quiero hacer, solo necesito saberlo yo, tenerlo claro, y realmente era así, estaba completamente seguro.
No me paré a pensar en si era fácil o difícil, simplemente fui a por ello, sin escuchar a nadie, sin pensar en todos los obstáculos que conllevaban ese rumbo.
Tengo la sensación de que nunca pararé, y que al final lograré alcanzar lo que quiero.
Aún sigo andando, recorriendo lugares indescriptibles, soñando, viviendo, siendo feliz, porque estoy persiguiendo mi sueño, y eso es precisamente lo que quiero seguir haciendo, por muy difícil que sea, puedo decir que lo conseguiré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario