Translate Google

domingo, 29 de septiembre de 2013

El amor.

Te rodeé con mi cuerpo dándote el más sincero de los abrazos, besé tus carnosos labios sintiendo algo que jamás había sentido por alguien. ¿Es esto amor? 
Nos desnudamos y nuestros cuerpos se empezaron a rozar suavemente, deseé que ese momento nunca terminase, me sentí tuya, únicamente tuya, de nadie más, sentí que nunca me ibas a fallar, que siempre estaríamos juntos y nada se interpondría entre nosotros.
Tras esa magnífica noche, en la que te di algo que nunca más se lo podría volver a dar a nadie, pasaban los meses y cada día te amaba más, comprendí que habíamos nacido para estar juntos.
Nos empezamos a pelear, yo sufro, sufro mucho, pero a ti parece que te da igual. Estamos enfadados una semana y nos reconciliamos amándonos como nunca, pero vuelve otra pelea, y vuelve el sufrimiento, porque amar, es sufrir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario